Recomendaciones para PAS y PDI

La sobredotación no es la manifestación de una capacidad expresada en la cifra de un coeficiente finalizado y cerrado en el momento de la evaluación del mismo, sino que es un potencial a desarrollar. No se da en el vacío, sino que ha de canalizarse a través de la mediación de la familia, el proceso educativo y el propio entorno social.

La “diferenciación curricular” es uno de los procedimientos educativos de elección.

Es conveniente dar respuesta a sus inquietudes, satisfacer sus curiosidades. En algunas ocasiones bastará sólo con servir de apoyo o reforzar sus propias iniciativas.

Un alumno sobredotado o con altas capacidades intelectuales, en contra de lo que en ocasiones nos puede parecer, no aprende todo por sí solo, sino que sus altas capacidades se manifiestan de una forma más consistente si dispone de la guía de una actividad educativa planifi cada.

Por otra parte, entre otras, hay que observar la posible aparición de conductas de aburrimiento o dificultades de comportamiento, pues suelen ser una manifestación muy significativa en alumnos de altas capacidades, que pueden desencadenarse cuando la enseñanza de contenidos es lenta, en contraste con su rapidez en el aprendizaje, o cuando se repiten elementos o actividades que ya conoce.

En todo caso, en la planificación educativa se pueden tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Los contenidos pueden hacerse más complejos.
  • Los contenidos pueden ser más abstractos.
  • Pueden estar centrados más en las ideas que en los hechos.
  • Se pueden utilizar materiales educativos más avanzados.
  • Los contenidos tienen que ser menos repetitivos.
  • A medida que avance su proceso de formación, se puede estimular el trabajo autónomo.
  • Asimismo, se pueden adoptar variaciones teniendo en cuenta la longitud de las tareas.